100 años de salud

A partir de su creación en 1906, en el corazón de Barcelona, la identidad del Hospital Clínic se funde con el pulso y la memoria de esta ciudad. La historia del Hospital Clínic es una crónica prolífica en personajes y acontecimientos, que comienza cuando a principios de siglo Valentí Carulla, abuelo del cardiólogo Valentí Fuster, impulsó y convenció a las administraciones para que invirtieran recursos para poner en marcha el hospital. 

En sus inicios, la institución atendía casi en exclusiva a las clases más desfavorecidas, los médicos no cobraban y las tareas de enfermería recaían en monjas, por lo que más de una vez sus primeros directores tuvieron que poner dinero de su bolsillo. A pesar de las dificultades, en el Clínic recalaron algunos de los facultativos más prestigiosos de la época, como August Pi i Sunyer, que en los años veinte lo convierte en un centro de investigación de primera línea, o el cirujano Moisès Broggi, responsable del único servicio de urgencias hospitalario que existía durante la Guerra Civil.

infantil.jpg

Mucho más tarde aparecerían otras figuras que se escriben con mayúsculas en las páginas de este hospital, como Josep Maria Gil i Vernet, que realizó el primer trasplante de riñón en España en 1965, Ciril Rozman, artífice del primer trasplante alogénico de médula ósea en nuestro país en 1976, o Laureano Fernández-Cruz que efectuó en 1983 el primer trasplante de páncreas.

Gracias a la eficiencia y calidad de su gestión, y a su vocación de ofrecer una medicina humanizada y de vanguardia, el Clínic se hizo merecedor de la acreditación C,  'hospital de alta tecnología y de referencia'. Pero con el devenir de los años se ha convertido en mucho más que un centro hospitalario. Hoy en día, es el auténtico motor de una de las principales instituciones de referencia de las ciencias de la salud en España: el Grupo Clínic.

estudiantesdemedicina.jpg

El Hospital Clínic llegó a su centenario inmerso en un profundo proceso de renovación. Bajo la dirección del Dr. Joan Rodés se  culminó un ambicioso plan de obras y se diseñaron tres revolucionarios proyectos que marcarán su futuro en el siglo XXI: el proyecto Prisma, la reforma más innovadora y radical en materia de gestión hospitalaria que se ha aplicado en España en los últimos años; el proyectoNexus de informática médica; y el Centro Esther Koplowitz (CEK) de investigación biomédica, que se inauguró en el 2010.

La exitosa y larga trayectoria del Hospital Clínic tiene mucho que agradecer a la intuición de sus fundadores, a la visión que han tenido sus sucesivos directores y al apoyo de las instituciones públicas y privadas. Pero también y sobre todo, a la gran profesionalidad, compromiso, talante y dedicación de su equipo humano, que ha conseguido que la excelencia se haya extendido a todas las especialidades. Ellos son el corazón que ha impulsado durante cien años la institución hacia la búsqueda incansable de la calidad profesional y humana.